Diferencias entre desalinización (ósmosis inversa) y desionización (intercambio iónico)

Índice del post

desalinización y desionización

Existen múltiples formas para purificar el agua o para obtener agua ultrapura para la industria. Dos de los métodos principales para el tratamiento de agua son la desionización por intercambio iónico y la desalinización mediante ósmosis inversa. Ambos son excelentes para eliminar contaminantes, minerales o sales del agua, aunque funcionan mediante distintos procesos y ofrecen diferentes resultados.

Desalinización por ósmosis inversa

El agua de ósmosis inversa es el proceso inverso de la ósmosis natural. La ósmosis es el movimiento a través del cual las moléculas de agua parten de una baja concentración de iones hasta una alta concentración de iones a través de una membrana semipermeable.

El método para producir agua mediante ósmosis inversa consiste en aplicar una mayor presión a un lado del sistema. Al aplicar una presión adicional a una parte, en el caso del lado del agua no tratada, el agua de alimentación es forzada a través de las membranas semipermeables dando como resultado un agua purificada.

El proceso de ósmosis inversa suele eliminar entre el 90% y el 99% de los contaminantes. Si se utiliza correctamente, las membranas de ósmosis inversa pueden durar años. Además, son sistemas automatizados que requieren una cantidad mínima de energía y son respetuosos con el medio ambiente.

El agua desalinizada es garante de un abastecimiento de agua de calidad. Al mismo tiempo que la ósmosis inversa para el sector industrial es un gran apoyo, al igual que en otros sectores que requieren el uso de agua con altos niveles de pureza durante su actividad, como pueden ser el agrícola. También en aplicaciones que requieren un gran control microbiológico, con bajos niveles de metales y sales disueltas.

Agua desionizada por intercambio iónico

El agua desionizada, es agua purificada a la que se eliminan casi todos los iones minerales. Entre estos iones, destacan cationes como el sodio, el calcio, el hierro y el cobre, y aniones como el cloruro y el sulfato.

El proceso de desionización utiliza resinas de intercambio iónico que intercambian iones de hidrógeno (H+) e hidroxilo (OH-) por minerales disueltos, y luego se recombinan para formar agua (H2O). La desionización puede ser completa o parcial, dependiendo de las necesidades particulares.

Por lo general, el tratamiento de agua por intercambio iónico puede producir tres grados de agua purificada: agua desmineralizada, agua de alta pureza y agua de grado médico o farmacéutico.

Diferencias entre ambos sistemas

Los dos mecanismos funcionan bajo diferentes reacciones físicas para limpiar y purificar el agua. La ósmosis inversa, recurriendo a filtros y membranas, elimina bacterias, virus, minerales y sales. Mientras que la desionización es el fenómeno físico de intercambio de iones que solo excluye las sales y minerales.

Otra diferencia es que los sistemas de ósmosis inversa trabajan ininterrumpidamente las 24 horas, por lo que suelen contar con depósitos para almacenar litros de agua purificada, mientras que la desalinización depende de la demanda. Esto se debe en gran medida a que el agua desionizada se degrada muy rápidamente, por lo que no sería útil acumularla a largo plazo.

descargar dossier seta pht

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email