Planta desalinizadora en contenedor

SETA PH Technology fabrica plantas desalinizadoras en contenedor. Estas plantas pueden transportarse a los lugares donde sea necesario agua dulce con una instalación previa mínima.

De esta manera, se elimina la amplitud y la complejidad de las plantas de ósmosis inversa a gran escala. Tan solo se necesita energía, una toma de entrada de agua y varias tomas de salida para garantizar agua dulce en cualquier punto donde sea necesario.

Funcionamiento de los equipos SETAQUA 3E

Su funcionamiento es muy sencillo y está automatizado durante todo el proceso. A través de un tanque y un grupo de bombeo, el agua a tratar se conecta al punto terminal correspondiente en la entrada del contenedor.

Después, el agua continúa por un sistema de tuberías y válvulas hasta el interior del sistema de filtración. La filtración está compuesta por dos filtros multimedia que trabajan en paralelo con el objetivo de eliminar todas las impurezas que pueda tener el agua de entrada. Estos filtros se lavan periódicamente de forma automática para garantizar que el suministro de agua a la ósmosis es el adecuado.

A continuación, el agua filtrada pasa por dos microfiltros en cuyo interior hay dos cartuchos de cinco micras cuya función es eliminar las partículas más pequeñas que no se hayan podido detectar en la filtración. Para garantizar que la calidad de agua que se suministra a las membranas de ósmosis es la adecuada, aparte de la filtración y la microfiltración es necesario añadir una serie de productos químicos.

De esta manera, se asegura que algunos parámetros como el nivel de pH o el nivel de cloro no afectan a la operación de la planta. Estos productos químicos se almacenan en unos tanques y se dosifican utilizando una serie de bombas dosificadoras.

Para conseguir el proceso de ósmosis inversa se requiere de una alta presión. Esa presión se consigue gracias a una bomba que envía el agua a los tubos de presión. En el interior de cada tubo de presión se encuentran las membranas, que dividen el agua salobre de entrada en dos caminos: un camino de baja salinidad que se denomina permeado y un camino de alta salinidad al que se le denomina rechazo.

Estas plantas disponen de un sistema automático de mezcla que permite asegurar que la salinidad del agua de salida es la adecuada en cada momento. Para ello, dispone de una válvula proporcional que mezcla parte del agua salobre de entrada con el agua de permeado, la mezcla resultante obtiene la salinidad deseada.

Plantas desalinizadoras en contenedor

El funcionamiento de las plantas de tratamiento de agua contenerizadas es automático. Dispone de un cuadro de instrumentación y control que integra un sistema PLC. Este cuadro controla todos los elementos necesarios para el funcionamiento óptimo como los motores o las bombas.

Aparte de esto, incluyen una instrumentalización de parámetros de proceso tales como pH, conductividad o nivel de cloro. El control del funcionamiento de las plantas se realiza a través de una pantalla táctil de operación. Esta pantalla permite supervisar parámetros, valores tomados en distintos puntos del proceso, alarmas generadas o cualquier tipo de circunstancia que puede producirse.

Las plantas incluyen también un sistema de telegestión, por lo que es posible conectarse remotamente desde cualquier punto con acceso a internet al cuadro de control para poder supervisar su funcionamiento u observar posibles averías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *