agua potable

Las aguas naturales están en contacto constante con diferentes agentes de la naturaleza como el suelo, el aire o la vegetación incorporando parte de los mismos por disolución, arrastre o incluso, en el caso de ciertos gases, por intercambio. Por ello, es muy importante controlar la calidad del agua que llega a la población.

Este agua, desde que comienza su tratamiento hasta que llega al consumidor, se somete a una serie de análisis para determinar si cuenta con los parámetros adecuados para el consumo humano.

En lo que respecta al agua dulce, y teniendo en cuenta los procesos biológicos producidos por un gran número de seres vivos existentes en el medio acuático que consumen y desprenden distintas sustancias, se pueden encontrar compuestos que dependen de diferentes factores como las características del terreno o la concentración de gases, entre otros.

De este modo, es posible hallar carbonatos, bicarbonatos, nitratos, sulfatos y cloruros junto con otros constituyentes minoritarios como lo pueden ser los fosfatos y silicatos. Al igual que también pueden encontrarse metales utilizados como elementos de traza y gases disueltos como el nitrógeno, el oxígeno o el dióxido de carbono.

También es importante tener en cuenta la composición química del agua, ya que esta puede verse afectada por actividades humanas como la agricultura, la ganadería o procesos industriales. Tengamos en cuenta que estas actividades incorporan al agua sustancias como aceites, grasas, pesticidas, fenoles, metales pesados, etc., que provocan cambios en sus propiedades físicas.

Sin olvidar, por supuesto, el agua de lluvia, la cual presenta los siguientes cationes: Na+, K+, Ca2+, Mg2+ los aniones: HCO3 −, Cl−, Br−, I−, SO4 2− , NO3 −, PO4 3− y dióxido de carbono, oxígeno, ozono, nitrógeno, argón, etc.

Control de calidad del agua potable

Cabe destacar la existencia de una normativa que regula la potabilidad del agua, así como la fijación de unos compuestos o sustancias que son aceptables para el consumo.

En los países que forman parte de la UE, lo concerniente al agua potable, está regulado por la Directiva 98/83/CE y en España se articula por el RD 140/2003.

Gracias a estas regulaciones se estipula la calidad del agua potable, estableciendo unos límites en los parámetros para que siempre se cumpla con una calidad admisible en el agua potable.

En aquellos casos en los que se produzca un incumplimiento de estos límites en el control del agua, se debe abrir una investigación para conocer los motivos de su origen y aplicar las medidas oportunas, garantizando siempre la protección de la salud de la población de consumo.

Parámetros de calidad del agua potable

Parámetros físicos

Parámetros químicos

Selección de parámetros en el control de agua

A la hora de determinar cuáles serán los parámetros de control del agua potable , se deberá tener en cuenta la procedencia, el tratamiento que recibe y cuál será su destino. Cuando se trata de agua potable, los parámetros fisicoquímicos deben seguir unos límites para los tóxicos y no deseables. Por ejemplo, los parámetros a determinar en medios acuáticos donde haya presencia de organismos vivos serían:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *